The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

El Gobierno de Trump separó a más de 900 niños migrantes de sus padres en el último año

Redacción TO
Última actualización: 31 Jul 2019, 8:21 am CET
Foto: Marco Ugarte | AP

Más de 900 niños migrantes fueron separados de sus familias en la frontera entre Estados Unidos y México en el último año, pese a una orden judicial para que el gobierno de Donald Trump detenga esa práctica, informó el martes un grupo de derechos humanos.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) ha presentado una denuncia judicial en San Diego en la que evidencia que el Gobierno está acusando a padres de delitos menores, como infracciones de tránsito y negligencia, para seguir separando a los niños en la frontera.

El Gobierno está separando sistemáticamente un gran número de familias basado en antecedentes penales menores de los padres, en acusaciones altamente dudosas de incapacidad y errores en la identificación de relaciones de buena fe entre padres e hijos”, reza el recurso de ACLU.

Un padre fue alejado de su hija de un año porque no le cambió el pañal, ejemplificó ACLU. En otro caso, una niña de tres años fue separada de su padre con el argumento de que no podía probar que era realmente el padre. Otro niño, de cuatro años, fue separado porque su padre tenía un problema en el habla que le impedía responder preguntas de los agentes de la Patrulla Fronteriza, según la denuncia.

El documento, presentado ante la corte del distrito sur de California, recordó que el 28 de junio de 2018 un juez federal de ese estado ordenó poner fin a la política de Tolerancia Cero, que permitía la separación de los niños detenidos junto a sus padres indocumentados tras cruzar la frontera con México.

Aun así, desde entonces y hasta el 29 de junio pasado, asegura la demanda, las autoridades del Gobierno “han separado ahora más de 900 niños, incluidos bebés“.

La ONU ya pidió en junio de 2018 a Estados Unidos que impidiera la separación de los niños migrantes de sus padres en la frontera con México puesto que lo considera una postura política “inadmisible”.

Debido al “daño continuo y potencialmente permanente para esos niños”, ACLU ha solicitado que la corte deje claro que no puede haber separaciones “sobre la base del historial criminal”. “Este tema ha llegado a una coyuntura crítica. Cientos de niños, algunos literalmente solo bebés, están siendo irreparablemente dañados porque sus padres pueden haber cometido un delito menor en el pasado, incluso un delito de tránsito“, apunta el texto.

El Gobierno de Trump separó a más de 900 niños migrantes de sus padres en el último año

Un niño solicitante de asilo, en diciembre de 2018, corre por el pasillo después de llegar a un albergue en San Diego desde un centro de detención para inmigrantes. | Foto: AP Photo/Gregory Bull

El 20% de los niños separados tiene menos de cinco años

La administración Trump comenzó a separar a los niños de sus padres en mayo del año pasado como parte de una política de Tolerancia Cero hacia los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera.

Pero seis semanas después de iniciar la práctica, que provocó indignación y protestas a nivel internacional, el presidente revirtió el rumbo y anunció que su administración dejaría de separar a las familias a menos que los padres representen un “riesgo” para sus hijos.

Después, un juez federal de California emitió una orden para que los 2.700 niños detenidos durante ese período de seis semanas se reunieran con sus padres. Nunca ha quedado claro si todos los pequeños separados con anterioridad pudieron ser reunificados con sus familias.

El Gobierno ha dicho que ahora realiza separaciones solo si los adultos representan un riesgo. Pero ACLU ha asegurado que solo un pequeño porcentaje de los más de 900 niños alejados de sus padres desde junio del año pasado estaban en riesgo y lamentó las condiciones en que se encuentran los menores.

Una preocupación particular es que las separaciones en curso involucran a niños muy pequeños: el 20% tiene menos de cinco años. “El impacto de la separación puede ser particularmente devastador para los niños pequeños”, dijo la denuncia, que insta a la corte a aclarar el criterio por el cual los niños pueden ser separados de sus padres.