El Frente Polisario exige un referéndum ya en el Sáhara y amenaza con volver a las armas

General

El Frente Polisario exige un referéndum ya en el Sáhara y amenaza con volver a las armas
Foto: Javier Martín

El XV Congreso del Frente Polisario ha arrancado este jueves en la “región liberada” de Tifariti con el objetivo de adoptar una vía que obligue a Naciones Unidas a realizar ya el referéndum acordado en 1991 para el Sahara y entre sonoros llamamientos de los congresistas a retomar las armas.

Fuentes del Congreso, al que también asisten una veintena de delegaciones de diferentes países, han explicado a Efe que una de las medidas que están sobre la mesa es “establecer un ultimátum antes de avanzar hacia una acción más beligerante”.

“Es un Congreso que llega en un momento muy decisivo para el pueblo saharaui,(…) y entendemos los saharauis que la paciencia ha llegado a su fin”, ha asegurado a Efe Hadiyet al Mujtar, funcionaria del Ministerio saharaui de Exteriores.

Naciones Unidas tiene que aplicar realmente las resoluciones internacionales y el derecho a la autodeterminación, porque si no, los saharauis tendrán que utilizar todos los medios de resistencia y de lucha para recuperar la parte de su territorio ocupada”.

Regreso a las armas

«Todos los medios», lo que según Hadiyet incluye también el retorno a la lucha armada, interrumpida desde el acuerdo de paz firmado con Marruecos en 1991 y en el que se estableció la consulta como solución alternativa.

“Todos los medios e incluso la vuelta a las armas. En este congreso está habiendo debates en los que la población está exigiendo realmente que el Frente Polisario vuelva a las armas. El Polisario ha cumplido, pero el problema es Marruecos y la incapacidad de la ONU de aplicar sus propias resoluciones, y esto es ya inadmisible”.

A la puerta de la carpa en la que se celebra el congreso, en la fila junto a algunos de los 2.500 congresistas, Najwa, de 28 años y profesora en los campamentos de refugiados de Tinduf, comparte el sentimiento.

Vista de la inauguración del XV Congreso del Frente Polisario. | Foto: Javier Martín/EFE.

Según Najwa, es Marruecos el que debe temer de nuevo la ira de los saharauis y su determinación. “Nuestros soldados conocen el desierto mejor que los marroquíes y por eso, pese al gran Ejército que tenían, no pudieron derrotarnos e incluso liberamos esta tierra en la que estamos, en Tifariti”.

“Ahora conocemos mucho mejor el desierto, estamos mejor entrenados y tenemos muchas y mejores armas. Claro que no me gusta la guerra, pero si no hay otra opción, deberemos luchar para recuperar lo que por derecho nos pertenece”.

Una nueva generación mejor formada pide paso

“¿Es que la comunidad internacional quiere que, teniendo razón, sigamos viviendo de la ayuda humanitaria más de 45 años en un desierto inhóspito?”, se pregunta a su lado de nuevo Hadiyet al Mujtar.

“Hoy hay miles y miles de jóvenes formados, que tienen las armas para defender este territorio. Ahora que Naciones Unidas ha demostrado su incapacidad, el pueblo saharaui sí puede decir ‘basta ya’, y estamos exigiendo a nuestras autoridades que tomen una decisión firme en este sentido”.

La decisión de celebrar el congreso en la alejada e inhóspita localidad de Tifariti, principal cuartel del Ejército de Liberación Saharaui, es en sí misma una declaración de intenciones del Polisario, que afronta la presión de una nueva generación, cansada de esperar pero también de sus métodos, que consideran anclados en el tiempo.

Una generación de jóvenes, la mayoría nacidos ya en los campamentos, que creen que el camino emprendido en la ONU está agotado y que exigen al mismo tiempo a “una dirección de otra época” vías más modernas para visibilizar e internacionalizar de forma más efectiva un conflicto que consideran fruto del colonialismo del siglo XX.

El Polisario debe renovarse y debe renovar sus métodos, porque por este camino no llegaremos a nada. El mundo de hoy es otro y debemos adaptarnos a ese mundo si de verdad queremos llegar a la independencia”, ha remarcado a Efe Salah, un congresista nacido en la «daira» (localidad) de Boujador, una de las mas cercanas a la ciudad argelina de Tinduf.

Un conflicto del siglo XX

El conflicto en la antigua colonia española del Sahara Occidental arrancó el otoño de 1975, cuando las tropas marroquíes al mando del rey Hassan II aprovecharon la debilidad de la exangüe dictadura franquista y penetraron en la provincia desértica, rica en fosfatos.

Meses después se firmaron los “Acuerdos de Madrid”, por los que España renunció a sus obligaciones como administrador colonial y cedió el territorio a Marruecos y Mauritania, que se repartieron su explotación.

Mauritania y el Frente Polisario firmaron la paz en 1980, pero el conflicto entre Marruecos y la República Árabe Saharaui Democrática, creada en 1975 y reconocida por la Unión Africana, se prolongó hasta 1991.

El 2004, el entonces enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, James Baker, propuso un nuevo plan, que incluía una amplia autonomía de cuatro años antes del referéndum, propuesta rechazada por Marruecos. Desde entonces, Rabat propone una autonomía sin referéndum, al que se opone desde que en la década de los noventa surgieran las discrepancias sobre el censo.