The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

El ex primer ministro francés Manuel Valls llama al "diálogo" en Cataluña tras el 21D

Redacción TO

El ex primer ministro francés, Manuel Valls, de origen catalán, ha manifestado este viernes que las elecciones del 21D en Cataluña desembocan en una "especie de atolladero" y ha hecho un llamamiento al diálogo y a abandonar un proyecto independentista que, en su opinión, está "muerto frente a la realidad". Ciudadanos ganó las elecciones al Parlamento catalán del jueves en votos (1.100.000) y en escaños (37), pero es el bloque nacionalista liderado por JUNTSxCAT, con más de 900.000 votos y 34 diputados, junto con ERC, que obtuvo 32 escaños, y la CUP con cuatro, el que tiene mayoría absoluta en la cámara con 70 escaños.

Valls ha defendido también la aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno central, que llevó a cesar el Gobierno de Carles Puigdemont y a convocar elecciones. En este sentido, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, fue contundente en la noche del jueves tras conocerse los resultados electorales al asegurar que "en España la democracia funciona, la ley se cumple y se van a seguir defendiendo la unidad y la soberanía nacional".

"Nosotros respetamos el resultado electoral y todos deben respetar y acatar la legislación en vigor", añadió Casado. El PP de Cataluña obtuvo el 21D los peores resultados de su historia bajando su representación en el Parlamento de 11 a 3 escaños, con lo que, en principio, ni siquiera tendrá grupo parlamentario propio. El PP, según el candidato Xavier García Albiol, debe iniciar ahora una reflexión y un análisis en profundidad para determinas las causas del "este mal resultado".

"No hay realmente una solución, hay una especie de atolladero", ha manifestado Valls, que participó en un mitin de campaña de Ciudadanos, en declaraciones a la cadena de radio France Info. En su opinión superar la situación de crisis política en Cataluña pasa por "el diálogo, el respeto, escuchando, a través del hecho de que se abandone una agenda independentista y que se dialogue entre Barcelona y Madrid".

"Los independentistas perdieron escaños, votos, dependen al igual que en la legislatura que se acaba de terminar de cuatro escaños de un partido de extrema izquierda antisistema, antimercado, anti Estado, anti Europa, así que en esta situación no es muy fácil gobernar", ha añadido Valls en alusión a la CUP.

Valls se ha referido también a los efectos negativos que ha tenido el procés para la economía catalana, con más de 3.000 empresas "que se fueron", mientras "la UE dijo muy claramente que no podría haber un camino independentista para Cataluña".