El Ejército sirio entra en la última ciudad en manos del Estado Islámico

Política y Conflictos

El Ejército sirio entra en la última ciudad en manos del Estado Islámico
Foto: ASMAA WAGUIH

Las tropas del régimen sirio y sus aliados han entrado en la noche del miércoles en la última ciudad de Siria controlada por el grupo yihadista autodenominado Estado Islámico (EI), informa la agencia oficial SANA. «Las unidades del ejército y las fuerzas aliadas franquearon las defensas del EI y entraron en Bukamal, librando violentos combates en la ciudad», ha indicado la agencia citada por AFP.

Tras haber retrocedido en la provincia de Deir Ezzor ante la ofensiva del régimen y ante otra llevada a cabo por una coalición árabe-kurda, los yihadistas se han atrincherado en Bukamal, en la provincia petrolera de Deir Ezzor, cerca de la frontera con Irak.

A principios de noviembre, el grupo EI había perdido la ciudad de Deir Ezzor, capital de la provincia homónima y última gran ciudad bajo su control en Siria y en Irak en operaciones que han contado con la participación crucial de los aliados ruso, iraní y el Hezbolá libanés.

Aunque Bukamal sea una ciudad más pequeña que Deir Ezzor, su captura privaría al EI de la última zona urbana de su «califato», autoproclamado en 2014 en los amplios territorios que conquistó entre Irak y Siria, y que ahora se hunde.

Apoyadas las últimas semanas por los bombardeos intensos de la aviación militar rusa, las tropas sirias han avanzado hacia Bukamal desde el sur y el oeste. Desde el este, del otro lado de la frontera, las fuerzas iraquíes han acorralado al grupo EI en una zona fronteriza.

Según una fuente de las milicias prorrégimen, combatientes del Hezbolá chií avanzaron hacia Bukamal el miércoles. «Una parte de los combatientes atravesaron la frontera en Irak, con ayuda de unidades de las fuerzas paramilitares iraquíes de Hashd al Shaabi para bordear Bukamal y después rodearlo por el flanco norte».

El Hashd al Shaabi, dominado por fuerzas chiíes, ayuda a las tropas gubernamentales iraquíes en su combate contra el EI. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), soldados prorrégimen combatían contra el EI en la zona sudoeste de Bukamal, respaldados por fuertes bombardeos.

Decenas de miles de personas se han visto desplazadas por los combates en la provincia de Deir Ezzor, muchas de los cuales viven en difíciles condiciones en campamentos instalados en el desierto.

Según Linda Tom, de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en Damasco, unas 120.000 personas se han visto desplazadas en las últimas semanas.

Actualmente el EI apenas controla algunas ciudades y pequeñas localidades y al menos un campo petrolífero en la provincia de Deir Ezzor, según el OSDH.