El ejercito de Nigeria, acusado de torturar y detener ilegalmente a miles de niños

General

El ejercito de Nigeria, acusado de torturar y detener ilegalmente a miles de niños

Al menos 10.000 víctimas, muchas de ellas niños, murieron durante las detenciones militares que han ido teniendo lugar a lo largo del conflicto que ya se ha extendido una década con los grupos yihadistas del país.

La detención ilegal y la tortura generalizadas por parte de las fuerzas de seguridad nigerianas han agravado el sufrimiento de una generación de niños y decenas de miles de personas en el noreste de Nigeria, muchos abandonaron sus hogares para huir de la violencia de Boko Haram, cuya insurgencia yihadista mortal comenzó en 2009. Sin embargo, las fuerzas civiles y los soldados detuvieron a muchos desplazados por sospecha de estar conectados o apoyar a la insurgencia, según un nuevo informe publicado por Amnistía Internacional.

En las denuncias fuertemente negadas por el ejército nigeriano, las víctimas sufrieron tortura y años de detención sin cargos, juicio o tratamiento médico, en condiciones «inhumanas» en tres centros. Uno es el centro de detención de cuarteles de Giwa, donde los grupos de derechos humanos han denunciado durante años los abusos endémicos de los derechos humanos, informe The Guardian.

Otro de los centros alberga un programa de reintegración para presuntos yihadistas y sus partidarios, financiado por el gobierno de Reino Unido y donantes internacionales, donde las condiciones no eran tan severas pero los abusos eran generalizados, según el informe.

Joanne Mariner, directora interina de respuesta a crisis en Amnistía Internacional, ha pedido a las autoridades que investiguen el tratamiento «atroz» de las víctimas. «Desde la detención masiva e ilegal en condiciones inhumanas, hasta el castigo y la tortura y el abuso sexual por parte de reclusos adultos, desafía la creencia de que los niños en cualquier lugar se verían gravemente perjudicados por las mismas autoridades encargadas de su protección», ha dicho.

«La última década de amargo conflicto entre el ejército de Nigeria y Boko Haram ha sido un asalto a la infancia en el noreste de Nigeria», ha agregado Mariner. «Boko Haram ha atacado repetidamente las escuelas y secuestrado a un gran número de niños como soldados o ‘esposas’, entre otras atrocidades».

Entre las 230 personas que Amnistía entrevistó estaba Ibrahim, de 10 años, quien dijo que su familia había huido de su pueblo después de un ataque de Boko Haram cuando tenía cinco años y fue arrestado varios días después por el ejército. «Dijimos que escapamos de Boko Haram, pero los militares no nos creyeron», señala. “Dijeron que éramos parte de Boko Haram. A los niños nos golpearon con una cuerda de piel de animal y a nuestros padres con el extremo plano de un cuchillo largo. Nos pegan todos los días».

Más de 36.000 personas han muerto y casi dos millones están desplazadas dentro del noreste de Nigeria, en una de las peores crisis humanitarias del mundo.