El chapuzón más icónico del arte pop, subastado por 27 millones de euros

Cultura

El chapuzón más icónico del arte pop, subastado por 27 millones de euros

La obra de David Hockney cambia de manos y deja un beneficio asombroso: la misma pintura se adquirió en 2006 por unos 4 millones de euros

La célebre pintura El gran chapuzón, de David Hockney (Bradford, 1937), fue subastada el martes en Londres por 23,1 millones de libras esterlinas, equivalentes a unos 27 millones de euros. La artista británico la culminó en 1966 y representa el momento en que un nadador ha roto la superficie de una piscina, una escena que captura un momento de fantasía del estilo de vida californiano de la década.

«No es únicamente un trabajo fundamental dentro de la obra de Hockney, sino que es un verdadero icono del pop que definió una era y le dio identidad visual a la ciudad de Los Ángeles«, dijo Emma Baker, directora de la venta de arte contemporáneo en la casa de subastas Sotheby’s de Londres. También denominó la obra como «un ejemplo por excelencia de la fascinación de toda la vida de Hockney con la textura, la apariencia y la profundidad del agua».

El precio, ofrecido por un comprador desconocido, es casi ocho veces mayor que el obtenido por el cuadro cuando se vendió por última vez en una subasta, en 2006, oportunidad en que se negoció por 2,9 millones de libras esterlinas.

Claro que no es la primera venta de un Hockney en cifras tan monstruosas. El cuadro Retrato de un artista (piscina con dos figuras) se vendió por unos 82 millones de euros en Nueva York en 2018, un récord de subasta en ese momento para una obra de un artista vivo. Ese mismo año, su cuadro Pacific Coast Highway and Santa Monica se vendió por 28,5 millones de dólares.