EEUU se defiende al grito de #Enough (suficiente) en la Marcha por Nuestras Vidas

Energía y Medioambiente

EEUU se defiende al grito de #Enough (suficiente) en la Marcha por Nuestras Vidas
Foto: Win McNamee

«Quiero ver un cambio. No me quiero sentir nunca más insegura en la escuela. Quiero ver un cambio», ha afirmado entre lágrimas una de las estudiantes sobrevivientes de el instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland en la llamada Marcha por Nuestras Vidas (March for our lives) en Nueva York. «Parkland se sentía vacío». Así recordaba ella el pasado 14 de febrero cuando el exestudiante de esa secundaria Nikolás Cruz ingresó en la escuela con un rifle semiautomático y provocó la muerte de 14 estudiantes y tres profesores. Una de las principales consignas es #Enough (suficiente).  Así grita y se defiende una joven generación harta de la violencia.

Seis semanas más tarde del tiroteo en Florida, jóvenes y -no tan jóvenes- ocupan las calles en centenares de ciudades de Estados Unidos para una movilización nacional que exige un mayor control en al acceso de armas de fuego y que espera reunir a medio millón de manifestantes en la capital, Washington. Allí la movilización ha comenzado al mediodía (hora local).

El primero en tomar la palabra ha sido Cameron Kasky, estudiante de Parkland y fundador de #NeverAgain. “Somos el cambio. Nuestros votos importan. Estamos aquí para crear una mejor generación, ‘no se preocupen, lo tenemos bajo control’. A los políticos: o representan a la gente o váyanse”. Kasky ha nombrado uno a uno los nombres de las víctimas. “Todos perdieron sus vidas”. “Las familias han pasado por muchos dolores. Fuimos forzados a convertirnos en adultos, de un momento a otro”.  “Hoy nos lanzamos a la calles en 800 calles de todo el mundo. Hoy exigimos leyes coherentes para las armas”.

Luego se ha presentado Delaney Tarr. Quien ha dicho que está allí porque es estudiante de Parkland. “No estoy aquí para los medios, no para todos los manifestantes -que son muchos-, ni por la fama, estoy aquí por todas las personas que han muerto por la violencia armada.  Vamos a seguir luchando por nuestras vidas. Por nuestros amigos asesinados. No pararemos.  Firmen nuestra petición. estamos aquí para liderar un cambio real, para llamar a nuestros políticos y forzarlos a hacer una legislación de sentido común”, ha afirmado.

“Hola buenas tardes”, ha soltado en español Edna Lisbeth Chávez. Esta joven del sur de Los Ángeles. Relata que tiene 17 años y es líder comunitaria.

Ha relatado que su hermano de 14 años Ricardo fue asesinado por disparos. “Además de a mi hermano perdí a mi madre, a mi hermana y a mi misma por ese trauma. Por esa ansiedad. Ese trauma lo llevo conmigo en la escuela, en las clases, caminando hacia mi casa y visitando a mis seres queridos. Y no estoy sola en esta experiencia. En el sur de Los Ángeles nos hemos acostumbrado a esta violencia. Es normal ver velas y avisos y globos y flores honrando las vidas de negros y blancos que se han perdido. ¿Cómo podemos enfrentarnos a esto cuando nuestra escuela no tiene su propio departamento de seguridad? Basta ya, ¿Cuántos más tienen que morir. Recuerden mi nombre, recuerden estas caras, recuerden a todos los que estamos aquí. La lucha sigue y vamos a lograr el cambio”, ha expresado la joven de origen latino.

El estudiante de Parkland y uno de los portavoces del movimiento estudiantil David Hogg al pararse ante el podium, ha puesto una etiqueta con un precio en el micrófono. Y ha señalado que significaba cuánto le valía al senador Marco Rubio de su bolsillo la vida de cada estudiante muerto: 1,05 dólares, se lee en el pequeño cartel.

“El cambio está acá. Les decimos a nuestros representantes ‘ya basta’. Vamos  hacer que esto sea un asunto en la urnas. Esto (y señala el Congreso con su dedo) no es suficiente. Cuando los políticos dicen que no importa nuestra voz porque la voz la tiene la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), decimos ‘nunca más’. Nosotros les decimos. No más. Basta ya. Cuando do los políticos dicen que rezan por nosotros, les decimos ‘basta ya’. Hoy comienza la primavera, pero mañana es el comienzo de la democracia. Podemos y cambiaremos el mundo”, ha dicho Hogg quien se ha convertido en uno de los rostros de este movimiento.

EEUU se defiende al grito de #Enough (suficiente) en la Marcha por Nuestras Vidas

David Hogg uno de los rostros de #NeverAgain. | Foto: Chip Somodevilla / AFP

Emma González, quien se ha convertido en uno de los rostros más visibles de esta generación. Salvó su vida al esconderse en un armario del centro y dio un conmovedor discurso en un un mitin en Ft. Lauderdale en contra de las armas que se volvió viral. Ha enviado un contundente mensaje:

«Seis minutos y 20 segundos. Ese fue el tiempo que tomó a Nikolás Cruz asesinar a 17 personas», ha comenzado.

«Nadia sabía qué tan lejos llegaría esto y para aquellos que no saben a dónde iría a parar esto, 6 pies bajo tierra en 6 min y 20 segundos». Después ha comenzado a lanzar una lista de cosas que no podrían hacer sus compañeros asesinados. «Joaquin Oliver nunca más va a jugar basquetbol con Sam o Dylan…». González ha permanecido en silencio por 6 minutos y 20 segundos, con mirada fija hacia el horizonte, entre lágrimas y a pesar de algunos gritos en la audiencia.

Tras 6 minutos y 20 segundos, ha sonado un despertador de su reloj. “Acaban de pasar 6 minutos y 20 segundos. El asesino fue capturado una hora más tarde. Lucha por tu vida antes de que lo haga otra persona”, ha concluido.

Causas unidas

La Marcha por Nuestras Vidas es una reacción a la masacre de Parkland pero une a todos aquellos que han sufrido pérdidas por este tipo de violencia. En las distintas manifestaciones están presente supervivientes de otros tiroteos masivos como el de la Escuela Primaria de Sandy Hook en 2012 o el del concierto en Las Vegas de octubre de 2017.  De este modo, más de 800 marchas y concentraciones se estarán dando en paralelo en todo el país y alrededor del mundo, de acuerdo con un comunicado de los organizadores.

La matanza de Parkland, apenas el último capítulo de un drama que periódicamente se repite en el país, ha generado una intensa ola de consternación y debates.  Los propios estudiantes tomaron la vanguardia de las protestas en el movimiento llamado #NeverAgain (Nunca Más). Ese movimiento, que comenzó empujado por los jóvenes supervivientes del tiroteo, ha adquirido tal fuerza que ha sumado a millones de personas.

EEUU se defiende al grito de #Enough (suficiente) en la Marcha por Nuestras Vidas 1

La nieta de Martin Luther King Jr habla junto a la estudiante Jaclyn Corin durante el Marcha por Nuestras Vidas en Washington. | Foto: Jim Watson / AFP

El actor George Clooney y su esposa Amal donaron medio millón de dólares para el movimiento. Oprah Winfrey y Steven Spielberg también sumaron su apoyo, y el actor Bill Murray comparó las marchas del sábado a las protestas contra la guerra de Vietnam en la década de 1960.

Para la concentración en la Constitution Avenue, en Washington, ya confirmaron presencia figuras sumamente populares entre los jóvenes estadounidenses, como los músicos Ariana Grande, Jennifer Hudson, Demi Lovato, Justin Timberlake o Miley Cyrus. Pero sin dudas las mayores estrellas de la jornada son los adolescentes que sobrevivieron a la matanza en el colegio de Parkland, y que lanzaron el grito inaugural del movimiento juvenil contra las armas de fuego.

 

EEUU se defiende al grito de #Enough (suficiente) en la Marcha por Nuestras Vidas 2

Miley Cyrus interpreta ‘The Climb’ durante la manifestación. | Foto: Chip Somodevilla / AFP