The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Duterte ordena matar a su hijo si está involucrado en el tráfico de drogas

Redacción TO

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, ha dicho que ordenará matar a su hijo si las acusaciones sobre su implicación en el tráfico de drogas fueran ciertas. Además, ha asegurado que los agentes que llevaran a cabo este encargo serían protegidos de una acusación.

“Si tengo hijos que están metidos en las drogas, matadlos para que la gente no tenga nada que decir”, ha dicho Duterte en un discurso frente a funcionarios públicos en el palacio presidencial de Manila.

Tanto el hijo como el yerno de Duterte, también acusado de traficar con drogas, negaron ante una investigación del Senado formar parte de una banda de traficantes. El Senado abrió una investigación en julio sobre la importación de un cargamento de metanfetaminas procedente de china por un valor de más de 100 millones de euros.

La guerra antidroga del presidente filipino ha generado un gran número de críticas tanto fuera como dentro del país. Este jueves, miles de opositores a su Gobierno han participado en manifestaciones para protestar contra su guerra contra la droga.

También se han concentrado numerosos seguidores del presidente, cuyo círculo ha advertido de que se podría extender la ley marcial a todo el país si las protestas se vuelven violentas.

“Nuestro país se está convirtiendo en un cementerio. Muere gente cada día y enterramos a los muertos cada día, como en la época de Marcos”, ha dicho uno de los líderes de las manifestaciones contra Duterte, Pedro Gonzales, que ha hecho referencia al dictador Ferdinand Marcos.

Un gran número de policías antidisturbios se movilizaron para evitar los enfrentamientos entre los bandos opuestos que se han concentrado 45 años después de que Ferdinand Marcos promulgara la ley marcial en Filipinas.

Duterte ganó las elecciones presidenciales en el año 2016 tras prometer acabar con el narcotráfico ejecutando a unos 100.000 traficantes y toxicómanos, y desde que llegó al poder la Policía dice que ha matado a más de 3.800 personas en su campaña contra las drogas.