Unos 40 niños mueren cada hora a causa de la diarrea

Sociedad

Unos 40 niños mueren cada hora a causa de la diarrea
Foto: A.M. Ahad

Según datos facilitados por la ONG Oxfam Intermón, 40 niños mueren cada hora en el mundo por la diarrea. Esto supone que 842.000 personas fallecen cada año a causa de la misma debido a un saneamiento inadecuado, falta de higiene y agua sucia. De ellas, 361.000 corresponden a menores de 5 años, y lo peor de todo es que prácticamente la mitad de estas muertes podrían evitarse con sólo lavarse las manos con agua y jabón.  La falta de agua potable, saneamiento e higiene dispara los índices de mortalidad hasta niveles inaceptables. Cuando los afectados por estas enfermedades son personas tan vulnerables como niñas y niños que, además, están malnutridos, una simple diarrea se convierte en un asunto de vida o muerte”, afirma José María Vera, director general de Oxfam Intermón.

Y es que según Naciones Unidas, el 60% de la población mundial, unos 4.500 millones de personas, no tiene aseos en su hogar y en torno a 1.800 millones de habitantes del planeta beben agua no potable que podría estar contaminada por heces. En este sentido, hay que tener en cuenta que el agua en mal estado es el causante del 80% de las enfermedades en el mundo. La mayoría se debe al consumo de agua sucia o a la falta de saneamiento e higiene.

El saneamiento eficaz, el agua potable y la higiene son fundamentales para la vida de cada persona y de cada comunidad. Son esenciales para la salud, para construir sociedades más equitativas y poder generar, para hombres y mujeres, niños y niñas, oportunidades que les permitan construir un futuro sin pobreza, asegura el director.

Innovación que salva vidas

Por ello, el abastecimiento de agua y las actuaciones para garantizar condiciones mínimas de saneamiento, así como una mejora en los hábitos higiénicos constituye un ámbito prioritario de la organización en su trabajo en acción humanitaria.

En este campo resulta esencial la innovación, ya que en la mayoría de los casos responder en una emergencia no es fácil. Oxfam Intermón trabaja en distintos proyectos de innovación como en la iniciativa ‘Urine-tricity’ junto con la Universidad de Glasgow desde 2014 y el apoyo de entidades como la Fundación Bill y Melinda Gates.

Gracias a la investigación llevada a cabo se ha logrado que los baños de algunos campos de refugiados tengan luz a través de la energía producida por la orina. Este avance, además, garantiza reforzar la seguridad y protección en este tipo de entornos, ya que consigue que las mujeres se sientan más seguras cada vez que utilizan las letrinas. Asimismo, minimiza las posibles agresiones que se pueden dar en estos contextos.

Otra iniciativa son los conocidos como los ‘tiger toilets’. Son letrinas, en las que se reducen los desechos gracias a la labor que realizan las lombrices tigres en el interior de las mismas. Mezcladas con grava, virutas de madera y un poco de agua reducen de manera significativa el volumen de los residuos y consiguen con ello alargar la vida útil de los retretes. Es un sistema que apoya la sostenibilidad ambiental y económica específicamente en los contextos de emergencia con un gran hacinamiento de personas, en los que el rápido llenado de las letrinas representa un reto importante.

La organización implementó esta técnica por primera vez en los campamentos de Liberia en 2103. Desde entonces, ha instalado más de 1.200 ‘tiger toilets’ en multitud de países de todo el mundo.