The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Detenida una niñera chilena en Australia por presuntos crímenes durante el régimen de Pinochet

Rodrigo Isasi Arce

Las autoridades australianas han detenido este martes a Adriana Rivas, una exagente de la policía secreta de la dictadura de Augusto Pinochet que lleva más de tres décadas en Australia, donde ha trabajado como niñera y limpiando casas. Chile solicita su extradición por acusaciones de secuestro y torturas.

Rivas, bajo custodia policial desde este martes, compareció ante un juzgado de Sidney a través de una teleconferencia desde un centro de detención en esta vista en la que "se aplazó el caso hasta el próximo 1 de marzo", aseguró a la agencia Efe Adriana Navarro, abogada de algunas de las familias de las víctimas de la exagente.

La Corte Suprema de Chile emitió en 2014 una orden de extradición contra Rivas por su participación en siete secuestros calificados (desapariciones) ocurridos entre 1974 y 1977, cuando era agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía política del régimen de Pinochet (1973-1990). Entre los secuestros que se le atribuyen está el de Víctor Rivas, secretario general del Partido Comunista, desparecido en 1977.

La Chani, como se la conocía popularmente, se convirtió en el brazo derecho del director de la DINA, Manuel Contreras, uno de los principales criminales de la dictadura chilena y que murió mientras purgaba más de 400 años de prisión.

En una entrevista de 2013 con la emisora australiana SBS, Rivas afirmó que era inocente, pero defendió el uso de la tortura en Chile en ese momento. "Tuvieron que quebrar a la gente, ha ocurrido en todo el mundo, no solo en Chile". Rivas ya fue detenida en 2007 durante una de sus visitas a Chile, pero incumplió su libertad condicional y retornó a Australia.

"Apoyaremos siempre las decisiones de la justicia chilena, sobre todo si apuntan a asuntos de derechos humanos", ha declarado el ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero.

Según los investigadores de la Universidad Diego Portales de Chile, más de 3.000 opositores al régimen y supuestos colaboradores fueron asesinados o desaparecieron durante el gobierno de Pinochet. Casi 40.000 fueron torturados.