Defensa ordena enviar las 400 bombas de precisión láser a Arabia Saudí

Política y Conflictos

Defensa ordena enviar las 400 bombas de precisión láser a Arabia Saudí

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha autorizado el envío a Arabia Saudí del cargamento de 400 bombas de precisión láser que había paralizado la pasada semana. Según han confirmado fuentes diplomáticas a El Periódico, el permiso lo ha dado esta mañana pero, hasta el momento, el Ministerio de Defensa no ha querido confirmar ni desmentir la información.

La titular de Defensa había insistido hasta ayer seguir “estudiando” el contrato de las 400 bombas por valor de 9,2 millones de euros. La previa paralización del contrato de Navantia para construir cinco corbetas para la Armada de ese país ponía en peligro 2.000 millone euros y 6.000 puestos de trabajo en juego.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha defendido que el Ejecutivo ha actuado con seriedad, coordinación, orden y responsabilidad respecto a los contratos con Arabia Saudí y ha pedido «tranquilidad absoluta» a los trabajadores de las factorías de Navantia tanto de Cádiz como de Ferrol. Calvo ha asegurado en declaraciones en los pasillos del Congreso que el Ejecutivo nunca ha puesto en peligro ni ha abandonado sus responsabilidades respecto a los empleos y los encargos de Navantia.

«El Gobierno no ha abandonado nunca esas responsabilidades y en este momento están absolutamente encauzadas», ha garantizado la vicepresidenta. Calvo ha querido así transmitir a los trabajadores de los astilleros «tranquilidad absoluta», así como «el trabajo responsable y serio del Gobierno en todo momento». «Y, desde luego -ha añadido-, la relación absolutamente coordinada y completamente ordenada en el sentido de los compromisos mutuos que tenemos con Arabia Saudí».

El anuncio de Defensa de que revisaría el contrato para la venta de 400 bombas a Arabia Saudí generó una oleada de protestas entre los trabajadores de la empresa pública naval por el temor de que el país asiático pudiese cancelar como represalia el contrato de cinco corbetas en los astilleros de San Fernando.