Un centenar de uniformados venezolanos han desertado para apoyar el paso de la ayuda humanitaria

Mundo Ethos

Un centenar de uniformados venezolanos han desertado para apoyar el paso de la ayuda humanitaria
Foto: LUIS ROBAYO

Un centenar de miembros de las Fuerzas Armadas de Venezuela han desertado de las filas venezolanas y han huido hacia Colombia, según las autoridades migratorias de Colombia.

Cinco de los desertores son mujeres de la Policía Nacional Bolivariana, uno pertenece a las Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional, 19 son de la Guardia Nacional Bolivariana y uno pertenece a la Fuerza Armada Nacional. En un mensaje a los medios, Migración Colombia ha señalado que “está adelantando las entrevistas” a los desertores, entre los que está un mayor de la Fuerza Armada.

La primera deserción ha sucedido en el puente Francisco Paula de Santander, que comunica a los dos países, donde se les vio a los guardias acompañados de miembros de Migración Colombia y del diputado opositor José Manuel Olivares. También el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, ha mostrado un vídeo en el que se ve uno de los militares emocionado cruzando a Colombia.

«Mis compañeros quizá no tengan la valentía de hacer esto. Dentro de la tropa hay mucho desacuerdo», ha expresado para el medio colombiano El Espectador el sargento.

 

Guaidó ha comentado sobre estas deserciones asegurando que «serán la regla y no la excepción» este sábado desde el puente de Tienditas que conecta a Cúcuta (Colombia) con Ureña (Táchira).

Pasadas las 13 horas (local) llegó otro militar al puente de Tienditas. Se trató del mayor Hugo Parra quien salió de Venezuela por una trocha con su grupo familiar y entró a Colombia en calidad de refugiado. También al mismo puente han llegado las otras dos funcionarias de la Policía Nacional. Y por el puente Simón Bolivar huyeron otros tres guardias, ha informado la periodistas de The Objective en el lugar, Gabriela González.

Para este sábado se ha esperado el ingreso de la asistencia –que ha sido bloqueada por las fuerzas de seguridad del Estado de Nicolás Maduro con represión- y que atendería a unas 300.000 personas y que en las últimas semanas se mantuvo en territorio colombiano, uno de los países a través de los cuales entrará la ayuda. Brasil es otro de los países que servirá como puente para la entrada de insumos médicos y alimentos.

La actividad organizada por el Parlamento venezolano y encabezada por Guaidó ha sido rechazada en repetidas ocasiones por el gobierno de Nicolás Maduro, desconocido por gran parte de la comunidad internacional luego de salir victorioso en las elecciones presidenciales del 20 de mayo, comicios cargados de irregularidades.

Los desaciertos políticos del mandatario, y que arrastra desde el mandato del fallecido Hugo Chávez, han hundido en una histórica crisis a Venezuela, hoy víctima de una fuerte hiperinflación y escasez, entre otros problemas, que trajeron como resultado el éxodo masivo de sus habitantes.

Este 22 de febrero, la ONU cifró en 3.4 millones el número de venezolanos que han abandonado su país desde 2013.

Represión en Ureña

La mañana de este sábado ciudadanos de la ciudad de Ureña (Venezuela) frontera con Colombia han sido reprimidos por funcionarios de la guardia que estaban apostados en el sector para impedir el desplazamiento de las personas. Hasta el momento se habla de al menos cuatro heridos por estos enfrentamientos. Entre estos están Ana Gabriela Petit de 24 años, quien presenta una herida abierta en la región frontal del cuerpo y Henry Alexander Rincon de 16 años quien tiene politraumatismos en miembros inferiores.

Las personas reprimidas con gases lacrómigenos intentaban quitar las barricadas y obstáculos puestos por los militares para cruzar hacia Colombia por el puente Francisco de Paula de Santander para realizar sus actividades diarias que tienen como parte de su rutina como ir a trabajar o a comprar.

Los voluntarios que han llegado al lugar para ayudar a cruzar la ayuda humanitaria insisten en que se mantendrán en el lugar pese a la arremetida de algunos miembros de la guardia.

Los manifestantes han quemado un autobús y el fuego ha alcanzado una de las viviendas en el lugar.

Muertos y heridos

Según la ONG Foro Penal hasta las 15:45 horas (local) en Santa Elena de Uairén al sur del país y frontera con Brasil se han registrado 31 heridos por disparos. De ellos, al menos dos han muerto por disparos a la cabeza. Se trata de un adulto de nombre José Hernández y un adolescente de aproximadamente 14 años que no lleva documentos de identificación. Se habla de otros dos fallecidos pero no han sido confirmados por la organización defensora de derechos humanos. De los 29 heridos restantes, tres fueron trasladados de urgencia a Boa Vista, y el resto sigue en Santa Elena de Uairén.