Críticas al PP por querer retrasar la expulsión de mujeres migrantes si dan en adopción a su hijo

Política y Conflictos

Críticas al PP por querer retrasar la expulsión de mujeres migrantes si dan en adopción a su hijo
Foto: Partido Popular (PP)

En plena precampaña electoral, el PP ha provocado las críticas de otros partidos al proponer, en el marco de sus políticas de apoyo a la maternidad, paralizar pero no suspender el proceso de expulsión de las mujeres inmigrantes en situación irregular en España que den en adopción a un hijo. Por su parte, Pablo Casado, ha dicho que se siente «víctima» de una fake news cuando le atribuyen la medida de «blindar» la estancia en España de mujeres inmigrantes embarazadas que den a su hijo en adopción.

Tanto el PSOE como otras formaciones políticas acusan al PP de mercadear con los niños de las inmigrantes a cambio de papeles, algo que los populares niegan tajantemente. «Es falso», aseguran.

El objetivo de esta propuesta que, según fuentes del PP han dicho a Efe, ya se aplica en la Comunidad de Madrid, donde Gobiernan los populares, es evitar por razones humanitarias que se utilicen datos que hay que facilitar en un proceso de entrega en adopción como excusa para tramitar un expediente de expulsión.

El PP en ningún caso propone no expulsar a mujeres en situación irregular a cambio de que entreguen a sus hijos en adopción, como ha dejado caer el PSOE en su cuenta oficial de Twitter. Esto, según las fuentes citadas por Efe, es «literalmente una barbaridad».

Con más crudeza se ha expresado el diputado del PSC José Zaragoza al acusar de «miserables» y «desalmados» a los populares. «Obligar a una mujer a tener que decidir entre dar su hijo en adopción o no ser expulsada de España, solo se le puede ocurrir a unos desalmados. El PP de Casado ha bebido el veneno de la ultraderecha xenófoba y explotadora. Es de miserables», ha escrito en Twitter.

También la vicepresidenta del Gobierno valenciano y dirigente de Compromís, Mónica Oltra, ha calificado la propuesta del PP de «repugnante» y cree que «El Cuento de la Criada se queda corto».

Izquierda Unida va más lejos al acusar al PP de ser «la versión puesta al día de la misma escoria que durante décadas robaron miles de bebés».

En este sentido se ha expresado también la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien ha aprovechado para instar a los ciudadanos a no votar el PP en las próximas elecciones generales del 28 de abril «para impedir que esta gentuza pueda llegar al poder».

Para la diputada de Podemos y miembro de la Mesa del Congreso, Gloria Elizo, es una propuesta «infame, machista y xenófoba».

También se han sumado a las críticas algunas organizaciones que ofrecen ayuda a los inmigrantes que llegan a España. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), ha afirmado que la propuesta del PP «muestra el desconocimiento absoluto de la Ley de Extranjería». Además, afirma que esta medida «supone una vuelta de tuerca más en la estigmatización y deshumanización de las personas migrantes».

 

La medida anunciada por el PP sobre mujeres inmigrantes embarazadas en situación administrativa irregular supone una vuelta de tuerca más en la estigmatización y deshumanización de las personas migrantes.

El PP, por su parte, se defiende. «Es falso que el PP proponga no expulsar a mujeres en situación irregular a cambio de que entreguen a sus hijos en adopción», ha respondido el partido en Twitter.

Los populares aseguran que todas las mujeres, estén en la situación que estén, legal o ilegal, gozarán de las mismas garantías, protección, derechos y ayudas en caso de dar a su bebé en adopción.

Además, la medida que el PP propone no impide que una vez finalizado el proceso de adopción, si prosigue la situación irregular de la mujer, pueda ser expulsada por cualquier otro motivo recogido en la ley.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha sostenido que lo único que pretende su partido es extender a todo el ámbito nacional una medida que ya funciona en las comunidades autónomas gobernadas por el PP, cuyo objetivo, afirma, es garantizar la confidencialidad a las mujeres que quieran entregar a su bebé en adopción y evitar de esta forma el abandono.

Casado ha afirmado que está «absolutamente comprometido» con la defensa de las mujeres embarazadas para que, «en cualquier circunstancia administrativa», tengan «todo el apoyo» de la Administración, «decidan lo que decidan».

El dirigente del PP ha enmarcado esta polémica en lo que interpreta como una «campaña de libro» en su contra para atribuirle posiciones extremas en asuntos como el aborto, el machismo y la inmigración. «Es el manual del mal candidato de izquierdas para intentar tildar a su adversario de los que no es», ha resumido.

El presidente del PP, Pablo Casado, anunció el pasado 9 de marzo que promoverá una ley de apoyo a la maternidad en caso de que gobierne, en la que apostará por la «cultura de la vida» con medidas fiscales, económicas y de apoyo a la familia.

El anuncio tuvo lugar durante la clausura de la Convención Nacional sobre Familia e Igualdad, celebrada en la Universidad Politécnica de Cartagena.

Casado ya provocó polémica al indicar, en una entrevista a Efe el pasado febrero, que «si queremos pensiones, hay que pensar en tener más niños«, vinculando la legislación del aborto y su reforma con la necesidad de fomentar la baja natalidad en España.