The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Alemania

Confiesa el autor del atentado de Dortmund

Redacción TO
Foto: Friedemann Vogel | EFE

El supuesto autor del atentado contra un autobús del equipo alemán de fútbol de Dortmund en abril ha reconocido este lunes los hechos pero ha negado haber tenido la intención de matar, informan varias agencias. Sergej W., que puede ser condenado por 28 intentos de asesinato, ha afirmado que quiso simular un atentado colocando explosivos “adrede para evitar todo daño corporal”, según la agencia de prensa DPA. “Lamento profundamente mi comportamiento”, ha añadido el ciudadano alemán y ruso de 28 años ante el tribunal de Dortmund en su juicio.

Sergej W. está acusado de hacer estallar tres bombas el 11 de abril al paso del autobús del equipo de Dortmund, antes de un partido de la Liga de Campeones contra Mónaco. El acta de acusación especifica que su objetivo era matar a la mayor cantidad posible de jugadores para que cayera en la Bolsa la acción del Borussia, equipo sobre el que había especulado a la baja, y así obtener una ganancia. Con ello se cumpliría el criterio de la “motivación vil” -en este caso enriquecerse- lo que, unido a la supuesta intención de matar, fundamenta la acusación de intento de asesinato, informa Efe. Al comenzar su juicio el 21 de diciembre, su abogado había asegurado que el acusado no tuvo intención de matar a nadie.

Justo después del atentado, la investigación se orientó hacia la pista del terrorismo islamista, por la cartas que había dejado el supuesto autor del hecho en el lugar para inducir en error a la policía, que también siguieron las pistas de activistas de la extrema derecha e izquierda alemana. Finalmente la policía rastreó al joven, que el día del incidente se hospedó en el hotel de los jugadores de Dortmund. El estallido de los artefactos explosivos hirió a dos personas, el defensa español Marc Bartra y un policía de escolta, informa AFP. La declaración de Sergej W. corresponde la estrategia que hasta ahora han seguido sus abogados, que es la de negar la intención de matar para hacer frente a la acusación de intento de asesinato por la que el inculpado podría ser condenado a cadena perpetua.