The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Coca-Cola y Pepsi pagan millones para que no se les relacione con la obesidad infantil

David Goldman

Las consecuencias nocivas del azúcar han puesto en la picota a gigantes como Coca-Cola y Pepsi. Estudios, reportajes y documentales han hablado abiertamente y sin censura sobre la relación directa entre el consumo de refrescos azucarados y la prevalencia de diabetes. Ahora dos investigadores de la Universidad de Boston han podido probar que los principales fabricantes de refrescos han pasado al menos cuatro años -de 2011 a 2014- patrocinando fundaciones y organizaciones de salud y haciendo lobby contra propuestas legislativas encaminadas a reducir el consumo de refresco.

Los hallazgos publicados por los investigadores en la revista American Journal of Preventive Medicine apuntan que Coca-Cola y Pepsi pagaron a asociaciones científicas como la American Bar Association (ABA) o la Asociación de Fabricantes de Comestibles (GMA) para que votaran en contra de hasta 27 propuestas, sobre todo referidas a etiquetado, restricción en cantidad de compras e impuestos. Hasta ahora esta manera de proceder siempre se había relacionado con Coca-Cola, pero el estudio también apunta a su principal rival Pepsi. Entre los receptores de ayudas económicas llama especialmente la atención la Asociación Estadounidense de Diabetes y la Fundación de la Investigación en Diabetes Juvenil.