Científicos protestan contra un libro que dice que los árboles sienten dolor y tienen sexo

Sociedad

Científicos protestan contra un libro que dice que los árboles sienten dolor y tienen sexo
Foto: Elaine Thompson

Los árboles son seres sociales que hablan entre ellos, sienten el dolor, cuidan a los más pequeños y tienen sexo entre ellos. Al menos eso es lo que dice el autor del bestseller La vida secreta de los árboles, Peter Wohlleben. Sin embargo, varios científicos han lanzado una petición contra este libro por considerar que no habla de hechos verdaderos.

Wohlleben, un ex guarda forestal, cree que el mundo está mal informado sobre cómo debemos tratar a los árboles. Asegura además que, aunque ha otorgado a los árboles características humanas deliberadamente, todo lo que ha escrito está basado en la ciencia.

“En la universidad nos enseñaron que talar árboles es bueno para el medio ambiente”, ha dicho durante el festival literario Hay. “Lo creí… me llevó tiempo sacar ese lavado de cerebro de mi cabeza”, ha añadido.

Dos científicos de la Universidad de Göttingen lanzaron la petición pidiendo “hechos y no cuentos de hadas”. “Es muy desafortunado que, a través de este libro, mucha gente obtenga una imagen muy irreal de los ecosistemas de los bosques, porque las afirmaciones hechas aquí son un conglomerado de verdades a medias”, dice la petición.

Wohlleben, por su parte, quiere advertir a la sociedad de los sentimientos de los árboles. El autor habla de varias prácticas que considera que no deberían llevarse a cabo, como la poda de árboles. “Es como cortarte los dedos, duele y daña mucho al árbol. Una herida de más de tres centímetros de profundidad puede causar una infección fúngica y quizás en 10 o 20 años el árbol se pudra”, explica.

En su libro, el polémico autor habla de cómo algunos árboles tienen sexo una vez cada tres o cinco años y van al baño una vez al año. Además, asegura que “los árboles no quieren crecer rápido, quieren tener compañeros, quieren vivir en grupos sociales. Se apoyan entre ellos”.

Tras su intervención en el festival literario, todos los ejemplares disponibles de su libro en la tienda del festival han sido vendidos en cuestión de minutos.