The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

China responde a EEUU con más aranceles pero insiste en evitar una guerra comercial

Redacción TO
Última actualización: 5 Abr 2018, 12:26 pm CEST

China ha respondido a EEUU con nuevos aranceles cuyo impacto equivale a los recién anunciados por Washington, pero ha insistido en que no desea una guerra comercial a gran escala y ha vuelto a lanzar un llamamiento al diálogo.

El Gobierno de Pekín ha anunciado aranceles del 25% a un total de 106 nuevos productos importados desde EEUU, entre ellos soja, maíz, carne de vacuno, zumo de naranja, tabaco, automóviles o ciertos tipos de aviones, por valor de 50.000 millones de dólares (unos 40.000 millones de euros). China responde así al anuncio previo de la Oficina del Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR) de una lista de 1.300 productos chinos a los que planea imponer aranceles, en respuesta a las prácticas comerciales "desleales" de China.

"En estas circunstancias, China no tiene otra opción que actuar para defender sus intereses", afirmó el viceministro de Finanzas, Zhu Guangyao, en una conferencia de prensa convocada para explicar las medidas chinas. "Nos vemos forzados a tomar contramedidas", insistió. Zhu recalcó que Pekín busca una negociación con Washington "dentro del respeto mutuo", pero lanzó una clara advertencia: "si Estados Unidos insiste en actuar por su cuenta, quiero enfatizar que desde la fundación de la nueva China (la victoria de los comunistas en 1949) el país nunca ha sucumbido a la presión exterior".

La lista de la USTR, que incluye medicamentos o aparatos de tecnología punta de las industrias aeroespacial y robótica, está ahora sujeta a un periodo de comentarios públicos de 30 días antes de que los gravámenes entren en vigor. Trump anunció en marzo que impondría aranceles de hasta 60.000 millones de dólares sobre las importaciones chinas aunque, según lo informado por USTS este martes, finalmente el volumen afectado será de 50.000 millones.

La lista china se centra, igual que la primera lista de aranceles anunciada el lunes, en productos agrícolas o cárnicos, lo que perjudicaría a los granjeros estadounidenses, un colectivo que apoyó mayoritariamente a Donald Trump en las elecciones de 2016.

El viceministro chino de Finanzas ha insistido en que si la Administración Trump quiere recortar en 100.000 millones de dólares anuales el déficit comercial de EEUU con China es algo que los Gobiernos no pueden decidir, ya que hay factores económicos que no dependen de las autoridades sino de las empresas y los hábitos de consumo y ahorro de los ciudadanos. No obstante, Zhu Guangyao ha recordado que el gigante asiático está importando actualmente a gran escala petróleo y gas natural estadounidenses, cuando hasta hace poco no podía hacerlo, y que podría comprar alta tecnología si Washington dejara de bloquear las exportaciones a China en ese sector.

Zhu ha reclacado también que China no planea usar como arma comercial contra Washington el enorme volumen de bonos del Tesoro estadounidense en manos chinas, que se calcula en cerca de 1,2 billones de dólares (unos 980.000 millones de euros)

Por su parte, el nuevo director del Consejo Económico Nacional (NEC) de la Casa Blanca, Larry Kudlow, ha restado importancia a la guerra comercial abierta con China al asegurar que la imposición de aranceles a 1.300 productos chinos es sólo una propuesta, aunque ha reconocido que manda un "mensaje claro".

"Culpen a China, no culpen a Trump", ha defendido Kudlow. A pesar de esta última afirmación, el asesor económico aseguró que la relación entre el presidente estadounidense y su homólogo chino, Xi Jinping, es "inusualmente buena", informa Efe.