Cadena perpetua para el autor del ataque yihadista en un supermercado de Hamburgo

Mundo Ethos

Cadena perpetua para el autor del ataque yihadista en un supermercado de Hamburgo

La justicia alemana ha condenado este jueves a cadena perpetua al autor del ataque yihadista que causó la muerte de una persona y dejó a otras seis heridas en un supermercado de Hamburgo en julio de 2017.

La justicia alemana ha condenado este jueves a cadena perpetua al autor del ataque yihadista que causó la muerte de una persona y dejó a otras seis heridas en un supermercado de Hamburgo en julio de 2017.

Ahmad Alhaw, un solicitante de asilo palestino de 27 años, confesó haber cometido el ataque y describió su acto como “una contribución a la yihad mundial”. Esta circunstancia supone un agravante, lo que descarta prácticamente una liberación del condenado a los 15 años, de la que suelen beneficiarse los condenados a perpetuidad.

La investigación no logró revelar ningún vínculo con el grupo terrorista Estado Islámico y finalmente se inclinó por la hipótesis de que actuó como un “lobo solitario”.

El 28 de julio de 2017, Alhaw entró en un supermercado de Hamburgo, apuñaló a un cliente con un cuchillo de 20 centímetros que agarró de un estante. Tras darse a la fuga, hirió a otras seis personas en la calle al grito de “Allahu Akbar” (Alá es el más grande). Finalmente, el atacante fue detenido por los transeúntes.

Al comienzo del juicio, las autoridades presentaron a Alhaw como una persona con problemas psicológicos antes de asegurar que quería contribuir “a la yihad mundial”.

“Para él era importante matar al mayor número posible de cristianos alemanes. Quería que su acción se entendiera como una contribución a la yihad mundial”, explica la fiscalía. “Alhaw intentó atacar de forma indiscriminada a víctimas que, según él, perpetuaban las injusticias contra los musulmanes”, añade.

El palestino llegó a Alemania en marzo de 2015, procedente de Noruega, tras haber vivido en Suecia y España durante varios años. Los investigadores creen que se radicalizó durante el año 2016, cuando las autoridades denegaron su petición de asilo. A pesar del rechazo y de las señales sobre su extremismo, no pudo ser expulsado de Alemania porque carecía de documentos de identidad.