Cadena perpetua en Alemania para un enfermero por el asesinato de 85 pacientes

Futuro

Cadena perpetua en Alemania para un enfermero por el asesinato de 85 pacientes
Foto: FABIAN BIMMER| Reuters

La justicia alemana ha condenado este jueves a cadena perpetua a un enfermero por el asesinato de 85 pacientes, lo que lo convierte en uno de los peores asesinos en serie de la historia reciente.

El tribunal de Oldenburgo, en el noroeste de Alemania, ha declarado a Niels Högel, de 42 años, culpable de asesinar a esos pacientes mediante inyección en los hospitales donde trabajó entre 2000 y 2005. La policía sospechó que podría haber asesinado hasta a 200 personas, pero varios casos no podrán ser esclarecidos ya que los cuerpos de las presuntas víctimas fueron incinerados.

Los crímenes cometidos por Niels Högel «desafían la razón y todos los límites conocidos», ha asegurado el presidente del tribunal, Sebastian Buhrmann. Las víctimas, de entre 34 y 96 años, eran elegidas al azar por Högel. Entre 2000 y 2005 inyectó una sobredosis de medicamentos a decenas de pacientes y, según explicó, quería destacar entre sus colegas reanimando a los enfermos. «Era la única manera de integrarse en el equipo».

Högel, de 41 años, fue condenado del 26 de febrero de 2015 a cadena perpetua por haber matado a dos pacientes. También está cumpliendo una pena de siete años y medio de prisión por intento de asesinato. Entretanto el enfermero confesó a un psiquiatra otros cincuenta asesinatos, que llevaron a abrir nuevas investigaciones en enero de 2014. Y a finales de ese año habló de otros sesenta intentos de asesinato.

Niels Högel nació el 30 de diciembre de 1976 en Wilhelmshaven y se convirtió en enfermero, como su padre, a los 19 años. A finales de 1999 empezó a trabajar en el hospital de Oldenburgo y a principios de 2003 en el de la ciudad vecina de Delmenhorst