Sánchez llega a la segunda votación de investidura sin el apoyo de Unidas Podemos

Mundo Ethos

Sánchez llega a la segunda votación de investidura sin el apoyo de Unidas Podemos

Los socialistas ofrecieron la vicepresidencia de Asuntos Sociales para Irene Montero y tres ministerios

Pedro Sánchez se enfrenta este jueves a la segunda y definitiva votación de investidura en el Congreso de los Diputados sin el apoyo de Unidas Podemos tras el bloqueo de las negociaciones. La cúpula de la formación morada, que ha estado reunida hasta el último momento, ha anunciado su abstención minutos antes del inicio del debate tras la falta de entendimiento con los socialistas. Sin sus votos a favor, Sánchez fracasaría de nuevo en su intento de convertirse en presidente del Gobierno.

El partido de Pablo Iglesias ha lanzado esta mañana in extremis una contraoferta en la que ha pedido a los socialistas la vicepresidencia de Derechos Sociales e Igualdad, que iría para Irene Montero, y tres ministerios (Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo; Trabajo, y Ciencia y Universidades) en vez de los cinco iniciales.

El PSOE la ha rechazado porque la considera «más de lo mismo» y no se mueve de su última oferta que incluía una vicepresidencia de Asuntos Sociales para Montero y también la cartera de Sanidad, además de los ministerios de Vivienda y Economía Social, y el de Igualdad. Sin embargo, quedarse el ministerio de Trabajo era una de las exigencias de los socialistas.

ERC y EH Bildu han aumentado la presión sobre PSOE y Podemos al anunciar que se abstendrán en esta segunda votación para facilitar la investidura de Sánchez. «Llamar a la gente a votar el 10 de noviembre es de una enorme irresponsabilidad, es negligente», ha dicho el portavoz de la formación catalana, Gabriel Rufián. «Si hoy no alcanzan un acuerdo, esto significara la muerte política del señor Iglesias y del señor Sánchez. Les pedimos responsabilidad. Que hagan el favor de sentarse en la mesa de negociación. Nos negamos a decir que esto está roto».

Además del Partido Popular, Ciudadanos y Vox, la portavoz de Junts per Catalunya, Laura Borràs ha anunciado en su cuenta de Twitter que su formación también votará no. «Hoy JxCat votará no porque Catalunya espera un sí. Hace falta un sí para dar respuesta a las aspiraciones de la mayoría de los catalanes. Pedro Sánchez parece que dice no a la investidura. Para decir sí a la política, nos encontrará siempre. No tiene ni sentido de Estado, ni sentido común».

Desconfianza mutua en Podemos y PSOE

El miércoles los socialistas filtraron un documento en el que constaba la oferta de la vicepresidencia, tres ministerios y competencias en cooperación internacional, la Agenda 2030 y Asuntos Migratorios para Unidas Podemos.

Inicialmente, según la versión socialista, para llegar a un acuerdo el partido de Pablo Iglesias reclamaba las competencias de Hacienda, Trabajo, Transición Ecológica e Igualdad, además de la vicepresidencia para Montero.

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno en funciones, ha calificado este jueves horas antes de la votación esa primera propuesta como «desorbitada».

«No podemos entregar los tributos, la política de ingresos y gastos, que es el esqueleto en el que se plasma la política de un Gobierno. No podemos entregar nuestro programa electoral. Nos han pedido literalmente el Gobierno«. «Unidas Podemos ha querido todo el tiempo negociar en una posición que no se corresponde a su representación en las urnas», ha dicho Calvo en la Cadena Ser.

Por su parte, Pablo Echenique, secretario de Acción de Gobierno e Institucional de Podemos, ha explicado esta mañana también en la Cadena ser que en ningún momento han hablado de «exigencias» y que su objetivo es «tener competencias».

«El Ministerio de Vivienda no tendría las competencias para acabar los desahucios sin alternativa habitacional ni regular los precios de los alquileres. Es un ministerio que suena bien pero que en lo que se refiere a competencias está prácticamente vacío», ha dicho el negociador de la formación morada. «Lo mismo ocurre con el Ministerio de Igualdad. Sin competencias para acabar con la brecha salarial, igualar los permisos de paternidad… De nuevo estamos hablando de un decorado».

Unidas Podemos ponía el acento en carteras que les permitieran poder llevar a cabo medidas como la subida del salario mínimo, los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles, escuelas públicas y gratuitas de 0 a 3 años, reducción de tasas universitarias, bajada de la factura de la luz, medidas contra la emergencia climática o el impuesto a la banca para recuperar el rescate bancario.

Bloqueo de las negociaciones

Al no llegar a un entendimiento, las negociaciones entre ambos partidos se suspendieron ayer a las siete de la tarde. El PSOE decidió interrumpirlas a la espera de que la formación de Iglesias diera una pronta respuesta a su nueva oferta. La formación de Iglesias ha respondido con esta última contraoferta.

Unidas Podemos denuncia que los socialistas no quieren compartir «ninguna competencia social» que les permitan desarrollar sus propuestas. Los morados alegan que «para aproximar posiciones con el PSOE» ellos ya renunciaron a los ministerios de Estado como Interior, Justicia o Exteriores y aceptaron también el veto de Pedro Sánchez a Iglesias, «algo inédito en los acuerdos de gobiernos de coalición».

Sin embargo, el presidente en funciones del Gobierno español llamó ayer a Iglesias para comunicarle que esta era su última oferta y que no cedería las competencias exigidas por su partido para entrar en un Gobierno de coalición. Sánchez insistió a Iglesias en que su propuesta era una «buena oferta», según fuentes socialistas, que reiteraron la necesidad de desbloquear la situación para que «España siga avanzando».

Los socialistas consideran que Unidas Podemos «debe rectificar» sobre sus demandas en la negociación de la investidura y el Ejecutivo de coalición y tiene que entrar «en razón» ante la propuesta que les han hecho para entrar en el Gabinete de Sánchez, según indicaron a Efe fuentes gubernamentales.

Más cerca de elecciones el 10 de noviembre

La búsqueda de un acuerdo se intensificó después de que Sánchez no consiguiera el martes el apoyo del Congreso para renovar su mandato al frente del Ejecutivo, al lograr solo 124 votos a favor, frente a 170 negativos y 52 abstenciones.

El plazo límite para las negociaciones es las 14.30 de mañana de este jueves, la hora en la que el Congreso tiene previsto celebrar la segunda votación.

En caso de que fracase, el rey Felipe VI de España tendría que proponer un nuevo candidato, cuya investidura sería llevada al Congreso en septiembre.

Si transcurridos dos meses desde la primera votación de investidura ningún candidato hubiera obtenido el respaldo de la Cámara, el Parlamento quedaría automáticamente disuelto y se convocarían nuevas elecciones que se deben celebrar 47 días después, en este caso el 10 de noviembre.