Berlín quiere prohibir las "curas" de la orientación sexual en Alemania

Lifestyle

Berlín quiere prohibir las "curas" de la orientación sexual en Alemania
Foto: Joel Ryan

El Gobierno de Berlín ha aprobado este martes una iniciativa para lograr la prohibición en Alemania de las terapias de conversión de la orientación sexual en coordinación con el estado de Hesse.

El propósito es sacar adelante la iniciativa en el Bundesrat – la Cámara alta del Parlamento de Alemania -, ha explicado el Gobierno de Berlín que es, además, uno de los estados federados del país.

Dirk Behrendt, responsable de Justicia, Derechos del Consumidor y Antidiscriminación del Ayuntamiento berlinés, ha indicado que es «tarea del Estado proteger a los jóvenes de terapias u otras formas de tratamiento que van en contra de sus derechos personales, protegidos por la Constitución».

Behrendt ha añadido que esas terapias o «curas» de la homosexualidad, como se les denomina, pueden conducir a la «estigmatización de las personas homosexuales y bisexuales».

La iniciativa pretende, también, que el Gobierno federal impulse políticas de aceptación de la condición sexual y de apoyo al libre desarrollo de la personalidad, especialmente dirigidas a proteger a los menores.

Se espera que el Gobierno de Angela Merkel anuncie una propuesta al respecto, que el ministro de Sanidad, Jens Spahn, ha comunicado que pretende presentar en forma de proyecto de ley ante el Parlamento.

La terapia de conversión o rehabilitación busca cambiar la identidad u orientación sexual de las personas y tiene su fundamento en que la homosexualidad es «una enfermedad o un desorden mental«, algo que rechazan organizaciones como la Asociación Médica Estadounidense.

La Asociación Médica Mundial consideró en 2013 esos tipos de terapias como una violación de los derechos humanos, la Organización Mundial de la Salud excluyó en 1990 a la homosexualidad de su clasificación de enfermedades, y la Organización Panamericana de la Salud declaró en 2012 que esas «curas» no tienen justificación médica y son una grave amenaza para la salud, informa Efe.