The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Alemania

El BCE sella el fin de su multimillonaria compra de deuda a pesar de los riesgos

Redacción TO
Foto: Michael Probst | AP

El Banco Central Europeo (BCE) ha dado este jueves un giro mayor de su política monetaria ratificando el fin de su histórico programa de compra neta de activos iniciado en 2015 para estimular la economía a pesar de mostrarse pesimista sobre los riesgos que pesan sobre el crecimiento económico, informa AFP. Concretamente, la institución dejará de comprar nuevos títulos de deuda privada y pública a fin de diciembre, ratificando este jueves su decisión anunciada en junio.

Se trata de una inédita herramienta anticrisis del BCE en sus 20 años de existencia que evitó una deflación en la zona euro y una recesión mayor cuando el bloque de la moneda única apenas se recuperaba de la crisis de la deuda. Con este programa la entidad inyectó hasta 80.000 millones de euros por mes hasta abril de 2017. Las compras fueron luego menores progresivamente hasta desembolsar unos 15.000 millones por mes desde octubre. El BCE inyectó con este programa unos 2,6 billones de euros en el mercado.

El programa conocido como “quantitative easing” (QE) de compra de deuda pública y privada es una de las herramientas de las que cuenta el BCE que puede ser reactivada, ha dicho en conferencia de prensa el presidente de la entidad, Mario Draghi. Este programa sigue generando controversia ya que sus detractores, en Alemania y en otros países adeptos del rigor en la zona euro, lo perciben como una manera para el BCE de ayudar indirectamente a los Gobiernos.

El fin del programa QE se justifica “ya que ya no hay riesgos serios de deflación“, estima Bruno Cavalier, economista jefe de Oddo BHF. Pero para Friedrich Heinemann, del instituto alemán ZEW, el fin de la compra neta de deuda “se produce en un mal momento“, justo cuando “las perspectivas coyunturales se ensombrecen en la zona euro”. Para sosegar al mundo económico y mantener condiciones de financiamiento favorables, el BCE ha reiterado su compromiso de reinvertir sus títulos de deuda que llegan a madurez, por un “periodo prolongado” después del primer cambio de política monetaria.

Reducción de las previsión de crecimiento

El BCE se ha mostrado el jueves más pesimista en su evaluación de los riesgos que pesan sobre la economía de la zona euro, considerando el deterioro de las relaciones comerciales y la coyuntura, ha indicado Mario Draghi. Desde el lado de la coyuntura, el PIB de la zona euro sólo crecería 1,9% este año y 1,7% en 2019, contra 2,0% y 1,8% en las previsiones de septiembre.

Los últimos desarrollos económicos, marcados por una sucesión de indicadores decepcionantes, sugieren “una dinámica de crecimiento más débil que antes”, ha resumido Draghi. Luego “de un año 2017 extraordinario”, marcado por un crecimiento de 2,3% para el conjunto de la eurozona, la economía europea debería volver a bajar “hacia su potencial” e integrar las turbulencias del momento. En vez de estar “globalmente equilibrados”, según la fórmula repetida desde hace meses, los riesgos sobre la economía están ahora “orientados a la baja”, declaró Draghi, en una señal de pesimismo observada de cerca por los analistas.