Bayer suprimirá la marca de transgénicos Monsanto después de comprarla por 54.000 millones

Economía y Capital

Bayer suprimirá la marca de transgénicos Monsanto después de comprarla por 54.000 millones

El grupo farmacéutico alemán Bayer cerrará la compra del fabricante estadounidense de transgénicos Monsanto el 7 de junio por 63.000 millones de dólares (unos 54.000 millones de euros) y después suprimirá el nombre de la marca.

El grupo farmacéutico alemán Bayer cerrará la compra del fabricante estadounidense de transgénicos Monsanto el 7 de junio por 63.000 millones de dólares (unos 54.000 millones de euros) y después suprimirá el nombre de la marca, ha informado Werner Baumann, el presidente de Bayer, en un comunicado. Monsanto, el mayor productor mundial de semillas transgénicas (sobre todo de maíz y soja) y vendedor de herbicidas como el Roundup, es una de las marcas con peor imagen corporativa, especialmente entre los defensores del medio ambiente, y ha generado movilizaciones masivas en contra de sus actividades.

«Bayer sigue siendo el nombre de la empresa. Monsanto como nombre de empresa no será mantenido», señaló el comunicado de la farmacéutica, que se convertirá en la única propietaria de Monsanto. El grupo alemán no ha precisado ninguna justificación sobre esta supresión del nombre comercial de Monsanto. Pero desde el anuncio de la adquisición de la empresa estadounidense a mediados de 2016, los grupos ecologistas presionaron a las autoridades con protestas y manifestaciones en todo el mundo.

«Vamos a escuchar a los que nos critican y vamos a trabajar juntos», pero «el progreso no debe detenerse por el fortalecimiento de los frentes ideológicos», ha declarado Baumann. Las marcas de los productos vendidos por Monsanto sí van a mantenerse.

Esta compra es la mayor adquisición en la historia de Bayer y supone «un hito estratégico» para duplicar su participación en el negocio agrícola.

Bayer ha tenido que vender algunos negocios para cumplir las condiciones establecidas por las autoridades reguladoras, como han sido relacionados con las semillas de hortalizas, los tratamientos de algunas semillas, la plataforma de investigación para híbridos de trigo y herbicidas basados en el glifosato y la granja digital. Los ha vendido por valor de 9.000 millones de dólares a su rival alemana BASF. Anteriormente en Europa, ya había vendido a BASF por 5.900 millones de euros el negocio de glufosinato de amonio, que es un herbicida, y las actividades con algunas semillas, informa Efe.

Monsanto no es un nombre que crea recelo solo entre el público, también los dirigentes políticos en Estados Unidos y Europa llevan años debatiendo sobre los límites que deben tener en el mercado estas semillas genéticamente modificadas. Francia y Alemania, por ejemplo, las tiene completamente prohibidas.