Así son las hormigas más rápidas del mundo cuya velocidad de zancada es 10 veces mayor que la de Usain Bolt

Energía y Medioambiente

Así son las hormigas más rápidas del mundo cuya velocidad de zancada es 10 veces mayor que la de Usain Bolt

Cuanto más rápido corren las hormigas, más se elevaban hacia el aire

Las hormigas de plata viajan 108 veces su longitud corporal por segundo y tienen una velocidad de zancadas 10 veces mayor que la de Usain Bolt. Se encuentran en las dunas del Sahara y son conocidas por ser las hormigas más rápidas del mundo, según han registrado los investigadores de la Universidad de Ulm en Alemania mediante un estudio que consistía en investigar cada movimiento de esta especie colocando alimento a escasos metros del nido de estas.

Las imágenes del siguiente vídeo revelan a las hormigas corriendo sobre la ardiente arena a velocidades que se acercan a un metro por segundo, comparable a lo que corre un gato doméstico, que puede hacer unos 190 kilómetros por hora. »Cuanto más rápido corrían las hormigas, más se elevaban, levantando así las seis patas del suelo a la vez; incluso a velocidades relativamente lentas», ha contado la especialista en comportamiento animal de la Universidad de Ulm, Sarah Pfeffer.

Según los investigadores, a diferencia de otras especies del desierto que se protegen del intenso calor del mediodía, para estas hormigas es el mejor momento para salir. A lo que Pfeffer ha resaltado su manera de supervivencia: »Las hormigas tienen pelos plateados que reflejan los rayos del sol. Pero incluso con este recubrimiento necesitan una velocidad impresionante para encontrar comida y regresar al nido antes de caer víctimas del calor».

Este estudio no solo ha revelado los secretos biomecánicos de la velocidad de estas hormigas, si no que la investigación también muestra que otra especie de hormigas llamadas Cataglyphis fortis son casi igual de rápidas teniendo una velocidad máxima de 62 centímetros por segundo.

La investigadora de la Universidad de Ulm de Alemania ha destacado que este estudio »revela trucos que los ingenieros pueden explotar para construir robots más pequeños, rápidos y veloces».