Alemania entierra más de 300 restos de víctimas de experimentos nazis

Política y Conflictos

Alemania entierra más de 300 restos de víctimas de experimentos nazis

El Instituto Anatómico de Berlín comenzó una investigación sobre los presos ejecutados por lo nazis y el papel que había jugado en ellos su entonces director, Hermann Stieve

Alemania ha enterrado en una ceremonia interreligiosa los restos de algunos presos asesinados durante el nazismo que fueron víctimas de experimentos. «Con la sepultura de las muestras microscópicas en el cementerio de Dorotheenstadt queremos contribuir a devolver a las víctimas parte de su dignidad», ha declarado el presidente de la junta directiva de la clínica universitaria berlinesa de la Charité, Karl Max Einhäupl.

El Instituto Anatómico de Berlín comenzó una investigación sobre los presos ejecutados por lo nazis y el papel que había jugado en ellos su entonces director, Hermann Stieve, como especialista en anatomía e histología al servicio del régimen nacionalsocialista.

Los herederos de Stieve fueron los que descubrieron en 2016 las más de trescientas muestras microscópicas que se han enterrado hoy y las entregaron a la clínica de la Charité, donde han sido analizadas por Andreas Winkelmann, director del Instituto de Anatomía de la Facultad de Medicina Theodor Fontane de Brandeburgo y estudioso de Stieve.

Durante los años 1935 y 1945, Stieve diseccionó varios centenares de cuerpos de ejecutados en la prisión de Plötzensee con fines de investigación, según ha podido determinar Winkelmann con el análisis de los tejidos, los cuales pertenecían mayoritariamente a mujeres entre los 20 y los 40 años de la resistencia antinazi.

El experto en histología, interesado en particular en la anatomía de los genitales, utilizó los cuerpos para extraerles los órganos poco después de su ejecución. Stieve declaró en 1938 que las condenas a muerte dictadas por el tribunal especial creado por Hitler para juzgar los casos de «alta traición a la patria» eran motivo de satisfacción, porque así obtenía un «material del que no dispone ningún otro instituto del mundo». «Estoy obligado a procesar este material correspondientemente, a fijarlo y a guardarlo», dijo entonces.

La ceremonia religiosa ha estado oficiada por representantes de las confesiones católica, protestante y de la comunidad judía y han asistido, además del director de la Charité y el del Complejo Conmemorativo a la Resistencia Alemana, Johannes Tuchel, familiares de las víctimas. La fecha para este acto se escogió como recuerdo del 13 de mayo de 1943, cuando 13 personas pertenecientes al grupo de resistencia conocido como La Orquesta Roja, fueron ejecutadas en Plötzensee y sus cuerpos fueron utilizados posteriormente por Stieve para sus investigaciones, informa Efe.