Darío Sztajnszrajber: “Me preocupa mucho que el otro se haya vuelto un agente de contagio permanente y que lo siga siendo una vez la pandemia termine”

por Fátima Elidrissi

El filósofo argentino más popular de las redes sociales acaba de publicar en España Filosofía a martillazos, un ensayo que bebe directamente de sus multitudinarias charlas donde deconstruye temas eternos y contemporáneos como el amor, la postverdad, Dios o la democracia. En plena pandemia, el pensador reflexiona sobre el futuro de nuestras sociedades después del coronavirus o la necesidad de hacer filosofía no solo en tiempos de crisis.

 

Gracias a la crisis del coronavirus y el confinamiento, la filosofía ha vuelto a ocupar un lugar principal en la mesa de debate del presente. Pero el argentino Darío Sztajnszrajber lleva años acercando la reflexión y el pensamiento a todos los públicos, incluidos los más jóvenes, a través de disertaciones en Youtube, programas de radio y televisión o su compañía de teatro. Coincidiendo con la publicación de Filosofía a martillazos (Ariel), un híbrido entre conversación, clase pública y ensayo, hablamos con este filósofo estrella de su divulgativo método, cómo utiliza él las denostadas redes sociales y, por supuesto, nuestro incierto futuro en tiempos de pandemia.

Juan Mas

Tensión en el victimario

Un argumentario «tránsfobo» de Ferraz se ha filtrado a los medios, convirtiendo los actos en memoria de Pedro Zerolo en un conato de enfrentamiento interno entre minorías. El argumentario venía a decir lo mismo que aquél célebre autobús: que las niñas tienen vulva y los niños, pene. Bañado, eso sí, en el léxico aceitoso que los ideólogos del género usan para vestir de teoría lo que normalmente son trivialidades.

José Carlos Llop

Cocodrilos del Nilo

Los zoos privados suelen estar unidos al misterio. Fortunas ilegítimas, dictadores exiliados, caprichos suntuosos e identificación con la fuerza salvaje por parte de sus propietarios. Una mezcla de Arkadin, Gatsby o Kane, sin refinar ni olvidar su origen: reyes mesopotámicos, faraones egipcios y emperadores romanos. Pero tampoco su prolongación en el tiempo, tan bien retratada en las páginas iniciales de la novela de Juan Gabriel Vásquez, El ruido de las cosas al caer, por donde campea un hipopótamo escapado del zoo de Pablo Escobar.

Salvo Lola Flores, en España no descendemos de faraones con sus guepardos, ni de reyes de Babilonia con leones alados, pero pasan cosas muy raras, más raras aún desde que se sacó a Franco de su tumba como quien va de picnic y se lleva unos fósiles a casa. No enumeraré y me quedo con el cocodrilo del Nilo sumergido en aguas del Pisuerga. Si en las cloacas de Nueva York hay caimanes albinos, ¿ha de extrañarnos que entre Palencia y Valladolid habite un cocodrilo descomunal?

Pablo de Lora

All facts matter?

Perdonen la obviedad: para que un problema tenga solución en primer lugar tiene que haber un “problema”. La subida del nivel del mar en nuestro planeta por efecto del calentamiento global es un problema, extraordinariamente complejo, qué duda cabe, pero la condición extrema (4300 grados centígrados) del planeta KELT-9b a 650 millones de años luz de la Tierra, no lo es. Los 23 problemas enunciados por el matemático David Hilbert en el Congreso Mundial de Matemáticas de 1900 son todos problemas de dificultad mayúscula, algunos han sido resueltos, otros sólo parcialmente, e incluso otros han sido consensualmente tildados como “pseudo-problemas” por lo vago de su formulación. Sumar 1+1 es un problema, aunque su solución se alcance pronto en el desarrollo cognitivo de los seres humanos; que la palabra “amor” tenga cuatro letras no supone problema alguno.

Una base de datos del diario The Washington Post registra desde el año 2015 todos los incidentes policiales en los que un individuo muere por disparos de la policía en los Estados Unidos. Suman un total de 5400. A razón de más de 1000 por año, números que no tienen parangón en otros países occidentales de acuerdo con el estudio de Prison Policy Initiative; así, mientras que en Estados Unidos la tasa es de 33.5 individuos por cada 10 millones de habitantes, en Alemania es de 1.3 y en Inglaterra de 0.5. Esa disparidad seguramente tiene una explicación en la facilidad para disponer de un arma en aquél país; de hecho, en la inmensa mayoría de los casos las víctimas iban armadas. Es muy razonable pensar que la policía sobre-reacciona si se mueve en un contexto en el que hay mayor probabilidad de “paridad de armas”, una “igualdad” que, por cierto, es aireada por los partidarios de la libre tenencia de armas en USA (agrupados en la poderosa National Rifle Association) como mejor manera de combatir la violencia de pareja: “Dios creó al hombre y la mujer pero Samuel Colt los hizo iguales”, proclaman.

José María Albert de Paco

En el nombre del Bola

Cuando Pablo Iglesias le soltó a Iván Espinosa que lo que de verdad pretendía Vox era dar un golpe de estado, sabía perfectamente de lo que hablaba. Él mismo se ha desdoblado en un sinnúmero de ocasiones para, en el patético intento de venderse como estadista (título que en España se abarata por momentos; véase el caso de Albert Rivera, que fue investido como tal por su afición y hoy pretende ejercer de ex presidente sin haber consumado el acto, jarrón de los chinos); en el empeño, en suma, de proyectar de sí una imagen de político aplomado, fiable, posibilista, etc., acabar desvelando su agenda oculta

El día 19 de marzo defendió las caceroladas contra el Rey que habían convocado las extensiones neuronales de su propio partido (esa trama asociativa “por la salvaguarda de lo público” a la que nuestro primer tautólogo llama lagente) puntualizando que, si bien su opinión sobre la monarquía era de sobra conocida, él estaba allí como vicepresidente del Gobierno. Como si debiéramos agradecerle que se abstuviera de quemar y pisotear la efigie de Felipe VI, cual es costumbre en Cataluña para conmemorar las derrotas, sin que importe cuál. Ahora, en otro de sus alardes de bifidismo (“hombre blanco hablar con lengua de serpiente”, cantaba su idolatrado Javier Krahe), ha declarado que como secretario general de Unidas Podemos está a favor de desmilitarizar la Guardia Civil pero como vicepresidente segundo no se puede pronunciar. Donde desmilitarizar, no vayamos a confundirnos a estas alturas, es un eufemismo de desmantelar.

Ricardo Dudda

Echenique y Escrivá

La aprobación en el Congreso del Ingreso Mínimo Vital, sin ningún voto en contra y con la abstención de Vox, es un logro casi impensable hace apenas unos meses. Es también impensable hoy. La polarización ha crecido con la pandemia. El PP ha exigido matices y ha señalado que “la renta básica para proteger a los más vulnerables es un invento del PP”. El debate ha sido agrio y polarizado. Pero la mayor parte de los partidos ha votado a favor.

El verdadero logro es de José Luis Escrivá, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que desde el principio fue consciente de la necesidad de que la medida aguantara, que no fuera exclusivamente una medida de propaganda y una carta de presentación del Gobierno, acostumbrado a chapuzas jurídicas. La medida es barata (3.000 millones de euros al año) y mucho más efectiva para reducir la pobreza que una subida del salario mínimo (una medida que a menudo es más simbólica que práctica). Sin el trabajo de Escrivá, los más fundamentalistas se habrían apropiado de la medida y por lo tanto la habrían vuelto impracticable.

María Jesús Espinosa de los Monteros

La Sardà

No es fácil que un artículo determinado femenino seguido de un apellido connote tanta personalidad, tanta presencia. Acaba de fallecer la actriz Rosa María Sardà después de años de padecer un cáncer que le había hecho taparse los ojos con gafas de sol. Ella, que siempre había lucido un azul cristalino en un rostro que podía parecer duro, ácido. Igual de feroz fue su claridad cuando supo que padecía la enfermedad. A Jordi Évole le dijo: “No lucho contra nada, no se lucha contra el cáncer, es invencible. Es una cuestión de que los que se ocupan de ti tengan más o menos tino al programar unas ciertas medicaciones. No se trata de una lucha porque el cáncer siempre gana«.

Sanidad mantiene fija la cifra total de fallecidos por quinto día consecutivo y notifica 156 nuevos contagios

Sociedad

Sanidad mantiene fija la cifra total de fallecidos por quinto día consecutivo y notifica 156 nuevos contagios

El Ministerio de Sanidad ha rebajado el número de fallecidos en una semana de 40 a 32 y mantiene por quinto día consecutivo en 27.136 el total desde el inicio de la pandemia, mientras que los contagios detectados en 24 horas también han descendido de los 167 de ayer a los 156 de hoy.

En contexto: De todos los nuevos contagios, casi la mitad, 72, se han diagnosticado en Madrid, que además ha comunicado un tercio de los decesos ocurridos en una semana, en concreto 10; mientras, Cataluña ha confirmado otros 27 casos en 24 horas y 3 muertos en una semana, cuatro menos que Asturias, que sin embargo no ha registrado ninguna infección nueva.

Amplía las claves