The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

1.000 niños han muerto o resultado heridos en Siria en los dos primeros meses de 2018

Redacción TO
Foto: LOUAI BESHARA | AFP

El conflicto en Siria causó en 2017 la muerte de 910 niños. El mayor número desde el inicio de la guerra y un 50% más que en 2016. La magnitud del desastre dificulta la obtención de cifras concretas por lo que la cifra podría ser aún mayor. Solo en los dos primeros meses de 2018, 1.000 niños murieron o resultaron heridos en la intensificación de la violencia, según alerta Unicef en un comunicado este lunes. El conflicto es ahora la principal causa de muerte entre los adolescentes en el país. Además, en 2017, fueron reclutados tres veces más niños para la lucha que en 2015.

Los pequeños con discapacidad a causa de la crítica situación corren el riesgo de ser excluidos y olvidados. "Salí a jugar en la nieve con mis primos. Una bomba cayó. Vi las manos de mi primo volando frente a mí. Perdí las dos piernas. Dos de mis primos murieron y otro también perdió sus piernas", es el testimonio de Sami, de 14 años y originario de Deraa en el sur de Siria, ahora refugiado en Jordania.

"En un conflicto, los niños con discapacidad se encuentran entre los más vulnerables", ha dicho Geert Cappelaere, director regional de Unicef para Medio Oriente y África del Norte. "A menudo requieren tratamiento y servicios especializados. Como niños, sus necesidades difieren de las de los adultos. Sin acceso a servicios, escuelas y productos de asistencia, como sillas de ruedas, muchos niños con discapacidad enfrentan un riesgo muy real de exclusión, abandono y estigmatización a medida que continúa este conflicto implacable", ha añadido.

El uso de armas explosivas y ataques indiscriminados en áreas densamente pobladas ha matado a un número creciente de niños que ahora representan una cuarta parte de las muertes de civiles. Más de 360 ​​niños resultaron heridos en 2017, dejando a muchos de ellos con discapacidad. Esta es la cifra que Naciones Unidas han verificado, pero es probable que las cifras reales sean mucho más altas.

El informe sostiene que se calcula que 3,3 millones de niños dentro de Siria están expuestos a artefactos explosivos, incluidas minas terrestres, municiones sin estallar y efectos explosivos improvisados. Además, más de 1.5 millones de personas viven con discapacidades permanentes relacionadas con la guerra, incluidas 86.000 personas que han perdido extremidades. A esto se le suma que la falta de acceso a atención médica y psicológica adecuada ha prolongado o empeorado las lesiones y las afecciones entre los niños con discapacidad.

Los países vecinos, frágiles por la inestabilidad y el estancamiento económico, acogen a más del 90% de todos los refugiados de Siria. El flujo ha agregado una gran presión en la provisión de servicios, desafiando el acceso de las comunidades de acogida y sirias a los servicios básicos. Para las familias que tienen niños con discapacidad, el desafío es doble. La destrucción generalizada y los ataques a instalaciones médicas y educativas han diezmado los sistemas de salud y educación del país. En 2017, Naciones Unidas verificó 175 ataques contra instalaciones y personal médico y educativo. Esto ha afectado más a los niños con discapacidad, dejando a muchos sin acceso a atención especializada y facilidades educativas necesarias para convertir sus ambiciones en realidad.

"A medida que se realizan cirugías a los niños que han quedado con discapacidad o desfigurados por la guerra, se puede ver que se vuelven más seguros, como si finalmente hubieran vuelto a ser parte de este mundo", dijo el Dr. Ghassan Abu Sitti, cirujano plástico y reconstructivo del American University Centro Médico de Beirut.
Pero el daño devastador de siete años de guerra no ha derrotado la determinación de los niños de Siria.

"A pesar de las lesiones y el desplazamiento, los anhelos de los niños de Siria no conocen fronteras", dijo Cappelaere. "Cuando los niños con discapacidad y sus familias reciben el apoyo y los servicios que necesitan, pueden superar los desafíos que enfrentan y lograr hazañas extraordinarias para recuperar su infancia, su dignidad y sus sueños".